El Dane expidió la resolución para calcular la base gravable de las bebidas alcohólicas. Ajuste empezaría a regir en enero del 2019.

Los ingresos tributarios por estos bienes podría llegar a casi $1 billón adicional. 

La nueva fórmula para calcular el precio de los licores comenzará a regir desde el 1.° de enero del 2019 y le dará a los departamentos una liquidez fiscal instantánea.

En la resolución ya expedida por la entidad estadística se determina que “la corrección de la metodología para el cálculo de la base gravable del precio de los licores, expedimos la primera resolución, a través de la cual se adopta la metodología para este cálculo, por medio de la determinación del precio de venta al público de los licores en su modalidad de 750 centímetros cúbicos”, explicó Juan Daniel Oviedo, director del Dane.

Y agregó que esta fórmula tendrá ahora un único ponderador a nivel nacional, por lo cual, dijo: “Creemos que hemos hecho interpretación precisa de la ley e incluso del precio de venta al público, que de una forma curiosa, no entendemos cómo las administraciones anteriores del Dane no reconocieron que el precio de venta al público está definido en la Ley 1480 (Estatuto del Consumidor), es decir, debe incluir ya todos los impuestos y sobrecostos asociados a ese bien”.

En otras palabras, con esta fórmula, que comenzará a tener vigencia, realizará anualmente un trabajo de campo para conocer los precios de los licores, según seis tipos de lugares de comercialización: almacenes, supermercados de cadena, tiendas por departamento e hipermercados; establecimientos especializados en la compra/venta de bebidas alcohólicas; supermercados y tiendas de barrios, cigarrerías y salsamentarias; restaurantes; hoteles y bares.

Todo lo anterior tendrá en cuenta, además, la clasificación de la bebida (whisky, aguardiente, vino, brandy y los demás existentes), marca, grados de alcohol, presentación al público, país de origen, años/añada, y cepa, variedad y categoría, exclusivamente para el caso de los vinos.

Una vez lograda esta recaudación de datos, se logra obtener el precio final que deben pagar los consumidores, usando el peso relativo de cada fuente de información, es decir, según el lugar donde estos bienes sean comercializados, ya que, por ejemplo, no son iguales en tiendas de barrio y restaurantes u hoteles.

“Para tener un solo precio por producto a nivel nacional, se usa la información de la Federación Nacional de Departamentos (FND), que permite calcular un ponderador por categoría de clasificación de bebidas alcohólicas y por departamento, de acuerdo con las cantidades que son comercializadas en cada uno”, señala la resolución.

Estos ajustes fueron llevados a cabo, tras la petición hecha por la Federación Nacional de Departamentos (FND), que aseguró hace unos meses que la fórmula planteada inicialmente les quitaba de sus arcas más de $630.000 millones anuales, ingresos que cada año se destinan, en buena parte, al régimen subsidiado de salud.

Ahora, con el acuerdo nacional para expedir esta nueva fórmula, los ingresos tributarios por estos bienes podría llegar a casi $1 billón adicional, si se tiene en cuenta que al precio de venta final que expide el Dane se le tiene que sumar el impuesto al consumo.

Estos ingresos llegarían directamente a los departamentos, ya que este tipo de impuestos llegan directamente a financiar, entre otras, los sistemas de salud de las regiones.

AJUSTE SERÁ CADA AÑO 

Según la resolución y la metodología publicadas por el Dane, la actualización del precio de los licores se realizará mediante acto administrativo de carácter general, “por una sola vez para el producto objeto de imputación y estará vigente hasta el 31 de diciembre del año de su expedición”. Esto quiere decir que cada año se ajustarán los precios, según hayan cambiado en cada uno de los mercados.

 

Por: Portafolio – 6 de noviembre de 2018

Encuesta

Califica nuestro nuevo diseño

Contador de visitas

101007
Hoy
Este mes
Total
281
6112
101007

Su IP: 161.10.210.204
2018-11-18 20:17