Las ventas del sector automotor, motos y repuestos, así como el sector de textiles, confecciones y calzado mostraron un buen comportamiento en febrero de este año. Pero en el caso de los artículos de ferretería y materiales de construcción se evidenció una contracción importante.

Las ventas de los comerciantes en febrero tuvieron un mejor comportamiento que en los meses precedentes, pero aún no se sabe a ciencia cierta que la mejoría presentada en el segundo mes del año signifique que en adelante las ventas van a crecer en forma sustancial, según lo dio a conocer la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco).

En su más reciente bitácora, la Federación explicó que los empresarios no expresan optimismo desbordado para los siguientes meses porque perciben que el primer semestre será duro en cuanto a reanimación de consumos.

Hay que decir que, en febrero de 2018, de acuerdo con la encuesta mensual que el gremio de los comerciantes realiza a sus afiliados, el 33% reportó aumento en las cantidades físicas vendidas frente a febrero del año anterior, mientras que para el 22% hubo disminución.

Entre las categorías que reportaron un mes positivo se destacan las del sector automotor, motos y repuestos, así como el sector de textiles, confecciones y calzado.

“Subrayamos el hecho de que febrero de 2017 fue pésimo para el comercio en razón a que fue en ese mes cuando los consumidores sufrieron con todo rigor el aumento del IVA del 16 al 19%, así que hay un efecto estadístico insoslayable”, precisó la bitácora del gremio.

Entre tanto, otra causa de la reanimación de las ventas tuvo que ver con la materialización del aumento en el salario mínimo para este año, que se situó cerca de dos puntos porcentuales por encima de la inflación. En el caso de víveres y abarrotes, los proveedores de las tiendas de barrio reportaron igualmente una mejoría, situación que atribuyen al lanzamiento de presentaciones de muy bajo costo individual dirigido a segmentos populares.

Sin embargo, Fenalco aseguró que un sector que aún no levanta cabeza es el de artículos de ferretería, materiales de construcción y similares: la actividad edificadora sigue en la parte baja del ciclo.

Cabe recordar que el año pasado fue evidente el bajo ritmo de la economía y del comercio. Pero, para 2018 se esperan mejores señales aunque el clima de los negocios y el optimismo empresarial siguen volando bajo.

En febrero, según la encuesta de la Federación, las expectativas de situación económica para los próximos 6 meses fueron iguales a las de enero y se mantienen por debajo del balance registrado en 2016.

En este caso, los comerciantes líderes consultados señalaron 4 factores que, a su juicio, podrían seguir adormeciendo el consumo de los hogares hasta bien entrado el segundo semestre: en primer lugar, en ciudades como Bogotá hubo un incremento fuerte en el impuesto predial que, de alguna manera, perjudicó el ingreso disponible de los hogares propietarios. En segundo lugar, los banqueros han aumentado su percepción de riesgo con respecto al crédito de consumo, lo que probablemente reducirá la dinámica del crédito a las personas, aparte de que las tasas de interés de colocación no han bajado lo suficiente en términos reales.

En tercer lugar está que el desempleo está aumentando y ese deterioro laboral que se palpa en las ciudades podría afectar los ingresos familiares. Y, por último, algunos analistas han advertido que la Reforma Tributaria de 2016 sería un golpe a los contribuyentes de ingresos medios al momento de liquidar su declaración de renta de 2017.  

Por: Revista Dinero – 13 de marzo de 2018

Encuesta

Califica nuestro nuevo diseño

Contador de visitas

051800
Hoy
Este mes
Total
675
6168
51800

Su IP: 54.224.235.183
2018-06-19 22:12